4 de julio de 2009

Mi diario de viaje

La aventura se acerca, pero por el momento todo eso aún está por llegar. Lo importante ahora es prepararse como es debido para que durante el viaje no surjan más problemas que los inevitables e inesperados, y para ello nada mejor que poner en funcionamiento la fórmula de “las cuatro P”: Planificación Perfecta Previene Percances.

No basta con preparar el equipaje y hacerse con un puñado de dólares. También es importante marcarse unas prioridades de qué es lo que hay que ver como cosa vital y cuáles son los destinos prescindibles para ganar tiempo en otros imprescindibles. Para ello nada mejor que hacerse con un par de buenas guías y cargar con un ordenador portátil que sin duda será de extrema utilidad. Con él podremos tener acceso a todo tipo de información que nos pueda ser necesaria a lo largo de cada tramo del viaje y además, nos permitirá mantener este blog con el que esperamos y deseamos inmortalizar esta maravillosa aventura.

4 comentarios:

Route 66 dijo...

Que peich Harry! Estaré pendiente de tus hazañas en la ruta 66. Con tu permiso iré colgando algún resumen desde mi blog, para ir contando tus aventuras.

Saludetes!

Harry Madelman dijo...

Será un placer contar con esos resúmenes tuyos ;-)

Ahora a ver si hay suerte y realmente eso de ir conectando desde diversos puntos es una realidad. Creo que mi portatil está listo para pillar cualquier wifi que ande por ahí suelto, y además llevo un modem USB de prepago, así que la información no creo que falte !!!

Jose Maria dijo...

Me parece una buena idea este viaje.
¿Pero qué tal si utilizais un medio de transporte menos comodo?
Sería mas aventurero hacerlo en Harley, en bici y lo mejor a caballo.
Os deseo un feliz y divertdo viaje.
J.M.

Harry Madelman dijo...

Hola José María ;-)

Hacer la ruta en Harley hubiese sido ideal, pero... ni los hijos del Kioskero del Antifaz, ni él mismo, ni yo tenemos carnet de conducir, así que la posibilidad quedó de inmediato descartada.

Además... una cosa es ser aventurero y otra muy distinta es ser tonto. La aventura se disfruta pudiendo utilizar la capacidad de contemplación, que sólo se tiene al 100% con el necesario confort :-D

Pero oye... no descarto una próxima ruta66 en un futuro... en patinete. Por qué no? ;-))))

Un abrazo!!